“La música dicha instrumental -sin palabras- se adentra en esta escucha natural y artificiosamente humana a la vez, a medio camino entre el ambiente y el habla: una comunicación vibrátil que resuena bien adentro de cada uno. Cuando esta música instrumental se desnuda y un único instrumento habla, la intimidad puede llegar a ser más esencial, de tú a tú. ¿ Y qué etiqueta la define? Música de cámara, íntima y mínima: etiquetas que nos devuelven al ámbito de las palabras, de las ideas, de un significado que tiende a alejarnos de la escucha.

Cada nota pide ser lo que es: gesto inmediato, efímero y emotivo, chispa sonora que se evapora. Pide también el vínculo con las otras notas, bailar en ella. Cuando un compositor deja la obsesión por componer y entra en este espacio de respeto hacia las notas, de acompañarlas en su proceso de ser y no ser, se diluye la identidad y brota un resultado sorprendente por su serenidad. Dejamos arrinconado un esfuerzo por decir, para sobresalir, y disfrutamos de este ejercicio de atención frágil. Por lo menos, en el caso del pianista valenciano Ricardo Andrés Tomás.” Didac P. Lagarriga.

ELOGIO A LO SIMPLE

INSTANTE FRÁGIL

CONSONANTES

After you have typed in some text, hit ENTER to start searching...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies